Humor: Recuperado de Malditasea.com

Hemos recuperado una graciosa historia de la Web ya extinta de Maldita Sea y la queremos compartir con todos vosotros. Esperamos que os guste.

Los SEOS son los fontaneros de Internet

Sé que esto puede granjearnos numerosas enemistades, que el lobby SEO puede dar al traste con la prometedora carrera de nuestra suite de herramientas en la que tanto tiempo y esfuerzo hemos invertido, pero hay que llamar a las cosas por su nombre: los SEOS son/somos los fontaneros de Internet.

Esta aseveración es muy categórica, sobre todo porque estás acostumbrado a vernos en nuestros eventos y congresos agitando los vasos de whisky escocés de 12 años, fumando puros y haciendo chistes sobre sitemaps. Pero detrás de ese oropel hay una realidad que subyace y contra la que no se puede pelear.

Vamos a ir por partes desgranando esta verdad incómoda y veréis como tenemos más razón que un santo.

¿Pero quién le ha hecho eso, señora?

Esta es la frase fetiche del gremio de la fontanería (y las reformas en general), es una frase que hace que a la señora o señor se le ericen los pelos de la nuca.Pues bien, no me discutiréis que lo habéis escuchado en el mundo online alguna vez, como clientes o como SEOS.

Un profesional de la optimización de los motores de búsqueda que se precie se comporta exactamente igual que un profesional de las reformas, este diálogo se puede firmar por ambos:

Cliente: Pues aquí tenemos el problema, ¿ve?

FontaSEO: mmmmm… ya. ¿Lleva esto mucho tiempo así?

C: Antes iba bien, ha sido de repente.

FS: Entiendo, entiendo… aham… a ver que mire aquí dentro… ¡VIRGEN SANTÍSIMA, PERO ESTO QUÉ ES!

C: ¿Qué pasa?

FS: Madre míaaaaaaaa, madre míaaaaa.

C: QUÉ PASA? ¿QUÉ PASA?

FS: ¿Pero quién la hecho eso, señora? menuda chapuza.

Temen el “bricolaje” como una vara verde

El mismo diálogo que comentábamos un poco más arriba fluye y muchas veces llega a un punto como este:

FS: A ver, vamos a a ver… esto la ha intentado arreglar usted ¿verdad?

C: ¿Yo? ¡qué va!

FS: mire, es mejor que no me mienta. Yo le voy a ayudar, pero tiene que ser honesta

C: De verdad, se lo juro por mis niños, que yo no he tocado nada.

FS: ¿Pretende que me crea que este apaño se ha hecho él solito? Vale, me marcho. Buenos días.

C: ¡Espere, espere! A lo mejor mi cuñado, un domingo que vino por aquí intentó hacer algo para arreglarlo. Una cosa que leyó en Internet.

Y aquí es donde empieza el verdadero drama, la pelea más dura en la vida de un fontaSEO: los cuñados de los clientes. Siempre hay un familiar enteradillo, uno que ha desatascado el bote sifónico/posicionado el término “cumple angelines 2012″.

Ese familiar se dedica a desautorizar permanentemente al esforzado trabajador, por ejemplo si se le recomienda al cliente un cambio de arquitectura en base a un keyword research de 12.000 términos, el cuñado interrumpe diciendo: “Tchs, vale, vale. Muy bonito todo ¿y el Favicon? porque llevamos un rato hablando y aquí no se ha dicho nada del Favicon. Y esta página no tiene Favicon, que me ha cantado con un aspa roja en una herramienta de SEO que uso yo mucho”

Se les suele llamar cuando se desborda la mierda

Cuando el agua caliente fluye y las visitas suben todo es alegría, alborozo y alharacas. Pero cuando se atasca la cañería y se llena todo de “problemas orgánicos”, entonces es cuando se recurre a los fontaSEOS.

Es mucho más fácil tener cuidadito, limpiar los desagües de vez en cuando, no forzar el inodoro y esas cosas, pero cuando del grifo de la cocina sale olor a pingüino, el problema es mucho más grave y claro, toca arreglarlo. En el peor de los casos toca hasta picar (la pared o un disavow, dependiendo del gremio)

Señora, si quiere que sus cañerías estén como el primer día y sus enlaces reluzcan libres de cal, los profesionales de la fontanería sólo recomendamos Genaro App

Hay mucho intrusismo

Hay una serie de advenedizos que se acercan a los clientes al calor de un problema, huelen su necesidad y saben que no se quieren gastar demasiado dinero. Entonces van sembrando el camino del incauto con reclamos muy difíciles de evitar, cosas tipo: “Reforma completa de banio por 600€. Cambio baniera y sanitario incluidos. Piotr 6555 33 333″ pegado en una parada de bus o “wwww.seo-barato-posicionar-web.com.es” colado en una SERP.

Luego vienen los problemas, claro. Te dejan la obra a medio hacer, te llenan la casa de porquería y, cuando ya han cobrado, se lavan las manos y ya les puedes llamar, que no te van a hacer ni caso.

Pues eso, que los SEOS son los fontaneros de Internet y no debemos sentirnos mal por ello, es una profesión digna como la que más y que te permite dejarte bigote todo el año, ir dando saltos por ahí, jugar al golf, tener un cart, un dinosaurio pequeñito y enseñar la hucha. A mí me parecen todo ventajas.